La tasa Google hace peligrar la democratización de la información

Bajo ningún concepto me gustaría que el que leyera el siguiente artículo lo hiciera pensando que el autor se posiciona de manera significativa políticamente, aunque entiendo que puede ser complicado extrapolarlo. Puedo asegurar que la opinión vertida en estas líneas acerca de la denominada “tasa Google” sería similar de haberla legislado un partido de izquierda. El también denominado Canon AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles) es sin lugar a dudas un sinónimo de lo que comúnmente denominamos un “impuesto revolucionario”, más propia de países reprimidos y repúblicas bananeras que de grandes potencias económicas y culturales.

Para todos aquellos que no estén al día del significado real de este Proyecto de ley que modifica la propiedad intelectual impulsado por el Gobierno, podemos decir a grandes rasgos que va en contra de la esencia misma de los pilares fundamentales de la red: la libertad, el derecho a la información así como hacer de Internet una herramienta colaborativa. En la era 2.0 una de las palabras clave asociada continuamente a Internet ha sido la de compartir, siempre respetando la propiedad a los autores atribuyéndoles la autoría de sus contenidos.

En ningún caso me gustaría convertir este artículo en algo arduo y de difícil comprensión, por lo que resumiré únicamente en dos pequeños párrafos las claves fundamentales de este proyecto promulgado por el gobierno.

Radiografía del nuevo anteproyecto:

  1. Los agregadores de contenidos, entiéndase Google News, Menéame…etc, deberán pagar a los editores de los medios de prensa una “compensación equitativa” por introducir fragmentos “no significativos” de sus informaciones sin autorización previa.
  2. Se abre una guerra contra los enlaces. De aprobarse, cualquiera que vea su contenido compartido sin permiso, podrá pedir a un juez que se identifique el sitio en el que se comparte“Tanto los anunciantes como los intermediarios de pago” podrán ser multados e incluso sus sitios podrán ser cerrados si reinciden.

Después de leer muchos artículos y escuchar muchos comentarios, observo que la opinión generalizada por parte de los activistas pro “tasa Google” es la de que el hecho de que las noticias aparezcan en los agregadores atenta directa y exponencialmente contra las cuentas de resultados de los medios de comunicación, ya que se deja de contratar publicidad a costa de los buscadores. De hecho, muchos utilizan un argumento tan populista como el de esgrimir que la crisis en los medios (EREs, cierres de redacciones, etc…), es una consecuencia directa de esta práctica.

Los ingresos por publicidad, una cortina de humo

Hasta donde yo sé, a diferencia del buscador de Google que cuenta con los denominados “ads” o anuncios además de enlaces patrocinados, Google News no cuenta con publicidad alguna. Este hecho tiraría por tierra el razonamiento de los editores esgrimiendo que los agregadores se lucran económicamente del uso de su información, y que ese dinero en publicidad destinado a este tipo de herramientas deja de invertirse en los medios tradicionales. De hecho, Ricardo Galli, fundador de Menéame indicaba al respecto que “recibimos de media por la publicidad 22 céntimos de euro por cada 1.000 impresiones por página. Los medios ingresan mucho más, algunos cuatro euros y otros hasta 10 euros. Cada medio está ingresando 10 veces más que nosotros”, asegura.

En este sentido, Google indicaba en un comunicado que “todos los meses Google envía más de 10 mil millones de visitas a editores de noticias de todo el mundo. Cada clic se convierte en una oportunidad comercial para crecer en audiencia y en ingresos y Google colabora con los editores para ayudarles a aprovechar esta oportunidad. En 2013, solo con AdSense, dimos a los socios editores 9 mil millones de dólares”.

Por otra parte, no creo que la inclusión de los artículos de los diferentes medios en estas herramientas conlleve un déficit para los medios, sino todo lo contrario ya que obtienen millones de visitas derivadas de su posicionamiento y aparición en agregadores como Google News o Menéame, disparando así sus audiencias y oportunidades comerciales.

Hoy estoy conspiranoico, por lo que solo me cabe pensar que la promulgación de este proyecto de Ley es una cortina de humo que busca luchar contra la democratización de los contenidos y la información en Internet, pilar básico de la economía digital. Me explico. Uno de los peligros más grandes para los medios y para cualquier gobierno es la aparición de los denominados “influenciadores”. Lo que hemos denominado democratización de contenidos permite que cualquier persona desde la clandestinidad y anonimato de su hogar pueda escribir un blog con millones de visitas capaz de influir en la opinión de la masa (= votantes). Y si a esto le sumamos que pronto llegaremos a un periodo electoral, todo hace pensar que este movimiento del Gobierno tiene como principal objetivo controlar la información vertida en los medios favoreciendo a los afines a sus intereses. Pero bueno, no deja de ser una opinión personal.

Por otra parte, ¿qué sería de los pequeños medios con gran futuro como Inmediatika si los buscadores y agregadores nos les dieran la opción de aparecer en sus resultados? Pues la respuesta es sencilla, no existirían. En este sentido como acertadamente indica Google en un comunicado de prensa, Google News posibilita a los lectores el acceso a, “las mejores y más relevantes fuentes de información y conocimiento, así como opiniones y puntos de vista autorizados de todo el planeta”. Es decir, permite la globalización de medios e información.

Además Galli comentaba al respecto que se trata de una norma contra Google en particular y la red en general, en la que los agregadores se convierten en víctimas propiciatorias. Según Galli en el proyecto hay un vacío. No dice qué pasará con Facebook y Twitter, que también funcionan como una especie de agregadores“Envían aún muchos más enlaces. La ley les debería afectar también a ellos. Tanto Google como ellos están muy callados, y nosotros, metidos en una batalla que no es la nuestra”, indicó.

Consecuencias para las redes sociales

Bajo mi punto de vista la Ley modifica en gran medida la utilización de las diferentes redes sociales tal como las conocemos hoy. En su 90% las actualizaciones de estado en Twitter y Linkedin, y en menor medida Facebook, se basan en compartir con amigos contenidos de diversa autoría que previamente nos han parecido interesantes. Después de la aprobación del proyecto, ¿cómo se verá afectada su utilización?, ¿Seremos capaces de centrar el 100% de nuestras actualizaciones de estado en reflexiones y comunicaciones propias? Se me antoja complicado…

Entiendo y respeto el derecho a la propiedad intelectual, pero ¿de verdad pensamos que el hecho de que Google News o Menéame comparta el título y entradilla de un artículo vulnera ese derecho y máxime cuando el link apunta a la fuente original (entiéndase el medio de comunicación donde se ha publicado la noticia)?.

Sistema “Opt in / Opt out”

Tiene mucho más sentido lo ocurrido en Alemania donde, después de meses de negociaciones Google News y los editores de prensa y creadores de contenidos llegaron al acuerdo de utilizar un sistema “opt in”. El acuerdo se vertebraba en que los agregadores únicamente excluirían a aquellos medios que no dieran su consentimiento expresoy no existirá ningún tipo de tasa o compensación. Este acuerdo se encuentracompletamente en línea con las medidas internacionales de protección de la propiedad intelectual y la privacidad en internet, y muy alejada de la implantada por el consistorio español.

En el caso de Alemania, los titulares y noticias de los diferentes medios de comunicación aparecen por defecto en Google News a no ser que se envíe un consentimiento expreso diciendo lo contrario (“opt out”). Cómo era de esperar casi el 100% de medios dieron su consintiente ya que como reza el dicho “si no apareces en Google no existes”.

Italia por su parte ha cancelado el establecimiento de esta tasa, en una de las primeras medidas del nuevo Gobierno de Matteo Renzi.

Para finalizar esta reflexión me gustaría volver a incidir en que mi opinión sería la misma independientemente del color del Gobierno. Lo realmente escalofriante, además de perder la esencia colaborativa de Internet, es que parece que después de episodios como el del boicot a Wikileaks, plataforma que aboga por el derecho a conocer, o el espionaje a ciudadanos por parte de la NSA, los gobiernos en lugar de luchar contra este tipo de actuaciones, parece que se suman a ellas por miedo a perder el control informativo. No en vano no hay una frase más acertada que la de “Información es poder”.

alojamiento wordpress

LO ÚLTIMO

El bulo de la privacidad de los datos en Facebook

Vuelve a hacerse viral una publicación para salvaguardar nuestra privacidad en Facebook. ¿Cómo funciona? ¿Qué podemos hacer? ¿Es seguro? Cuando sepas para...

¿Cómo localizar rastrear un celular?

Tratar con llamadas molestas siempre es un problema. Si no puede averiguar quiénes y qué debe hacer para proteger su privacidad y...

¿Cuáles son las ventajas de tener un dominio propio?

Cuando nos creamos un blog en Blogger o en WordPress.com, se nos proporciona un subdominio del tipo nombre.blogspot.com o nombre.wordpress.com. Sin embargo, son muchas las...

¿Cómo usar OneDrive en Outlook?

Si es la primera ves que vas usar OneDrive el servicio que ofrece Outlook al crearte una cuenta gratuita con ellos lo...

¿Cómo enviar una ubicación por Whatsapp?

En el artículo de hoy vamos a ver de forma rápida cómo enviar una ubicación a través de Whatsapp, una funcionalidad muy útil...

RECIENTES