¡Evita que tus usuarios se escapen!

De nada te servirá pasar horas pensando en un buen SEO o intentar mantener una buena redacción online si cuando un usuario abre finalmente tu artículo lo cierra rápidamente sin darle si quiera una oportunidad.

Evita que los usuarios cierren sin leerte

Internet es, sin lugar a dudas, el medio de la inmediatez. No sólo los mensajes a tiempo real se están adueñando de la Red, sino que el usuario cuenta con pocos segundos ante una nueva página para decidir si se animará a leer el texto o no. La impresión causada en esos pocos instantes es vital para mantener la atención del lector. El gran reto para el blogger es optimizar sus artículos y reducir la posibilidad de que los usuarios pulsen la gran X roja de su ventana como si del botón del pánico se tratara.

Hoy te presento tres claves que te ayudarán a que tus usuarios se decidan a leerte.

Haz buen uso de los espacios y el diseño

¿Cuántas veces has buscado información sobre algo en concreto y al entrar a una página sobre ello has cerrado instantáneamente sin leer si quiera una mínima frase? Este acto reflejo es más común de lo que los bloggers y periodistas nos empeñamos en creer. Si no nos entra por los ojos, nos da igual que sea el texto más maravilloso y mejor escrito de la Red. Puede que sea exactamente el contenido que estábamos buscando, pero preferimos mirar en otro sitio. Los motivos principales para ello son dos: la organización del texto y los espacios, y el diseño.

En el primer caso, jugar correctamente con las partes de texto y los espacios en blanco incitará a la lectura. ¿Nunca has entrado en una página en la que el texto se basa en un enorme bloque de texto?, ¿realmente fuiste capaz de leerlo? Esta lógica debes seguirla también a la hora de escribir en tu propio blog.

Si la redacción en sí debe contener frases cortas y preferentemente simples, la composición del texto debe estar formada por párrafos no excesivamente largos, entre 4 y 7 líneas, y siempre con un espacio antes y después. Ten cuidado, no es conveniente exagerar y realizar textos con párrafos de 1 ó 2 líneas constantemente. Obligarías al lector a ir saltando visualmente y podría llegar a cansarle.

En cuanto al diseño, debe invitar a la lectura. Al usuario hay que ponérselo fácil y la legibilidad de los textos es vital para que se anime a leerlos. Una letra en blanco sobre un fondo oscuro, por ejemplo, o colores demasiado chillones, obligarán al usuario a realizar un esfuerzo añadido que seguramente no esté dispuesto a hacer.

Cuida al máximo los titulares

Internet es un medio tan ágil que es habitual que los usuarios no lleguen, si quiera, a leer el titular completo. Esto obliga al redactor a cuidar en esmero esta parte tan destacada para retener su atención. Los titulares deben ser llamativos, contundentes y dejar claro qué podemos esperar encontrarnos en el texto.

Pero, además, el inicio el titular es vital. De esas primeras palabras depende la lectura completa. Este riesgo aumenta cuando se trata de textos corporativos o parcialmente publicitarios, especialmente para las PYMES.

Un ejemplo: la PYME “Fulanito” quiere hacer una promoción en la que regala 500 euros en productos. El redactor escribe el titular: “Fulanito te regala 500 euros”. Lo siento, es posible que perdieras parte de tus usuarios con sólo leer “Fulanito”, lo han identificado con publicidad y esto no ayuda. Ahora bien, el redactor escribe otro artículo y esta vez lo titula “Gana 500 euros con Fulanito” Bien, acabas de conseguir que parte de tus usuarios se conviertan en lectores. ¿Por qué? Quizá sea publicidad, pero pueden ganar dinero. Lo primero que han leído sí les ha incitado a seguir adelante.

Los ladillos te ayudarán a centrar al lector

Más allá del SEO y la claridad que aportan al texto, gracias a los espacios en blanco que llevan antes y después, los ladillos son una clave para potenciar que te lean dejando claro que van a encontrar aquello que están buscando.

Todo texto está pensado para que se lea como una unidad, de principio a fin. Sin embargo, esto no siempre es así, y mucho menos en Internet. Debemos organizarlo de tal manera que permita también una lectura segmentada. Si alguien no va a leer nuestro texto completamente, por lo menos que lea la parte que le interesa.

Veamos otro sencillo ejemplo. Un usuario quiere saber cómo puede utilizar las listas en Twitter y llega a un interesante texto con toda la información sobre esta red social. ¿Por qué debería leer completamente el artículo si sólo necesita conocer más sobre las listas? Es posible que leer sobre qué es Twitter o cómo hacer una mención le aburra. Es algo que ya conoce.

Los ladillos pueden servir para que el lector sepa qué vamos a tratar en el texto y, por tanto, pueda leer aquellas partes que sí le interesan frente a las otras que ya conoce o no son de tu interés.

Hasta aquí mis tres claves para incitar al lector a leerme. ¿Utilizas tú alguna otra técnica? Compártela conmigo.

alojamiento wordpress

LO ÚLTIMO

Todo lo que necesitas saber de Shopify ¿Qué es Shopify y cómo funciona?

Un sencillo tutorial de Shopify para principiantes. Descubra qué es Shopify y aprenda a crear una tienda en línea desde cero utilizando la...

¿Cómo montar una tienda online sin tener stock?

Iniciar un negocio en línea nunca ha sido tan fácil como lo es hoy. Una de las formas de empezar a trabajar en...

¿Cómo borrar cuenta de LinkedIn?

LinkedIn es una red social que, a diferencia de otras muy conocidas como Facebook, Twitter o Instagram, por ejemplo, está orientada al ambiente profesional, es decir, donde un...

Aumenta el e-commerce en España en más de un 50% en los últimos años

Hay diferentes sectores que han tenido un crecimiento muy lento en los últimos años. Pero hay uno que ha casi triplicado sus...

¿Cómo usar Outlook en móviles Android?

Cómo usar outlook en moviles Android Todos estaremos de acuerdo en que la tecnología móvil es una de las...

RECIENTES