Ahora sí… ¿Sugestión?

0
26
sugestión
Mantener controlado tu estado de animo.

Bienvenidos de nuevo a Mashaway, en esta ocasión nos adentraremos por fin en la sugestión, estudiada durante años por David Bernabéu para cambiar la realidad de las personas que nos rodean o, lo que es lo mismo, cambiar su forma de pensar o estado de ánimo. Debéis saber que en muchas ocasiones se ha relacionado la sugestión con la hipnosis, pero olvidaos de contar hasta tres para hacer que pierda el conocimiento esa chica escogida entre el público.

¿Sugestión?

Aquí no hay espectáculo, hay ingenio y habilidades sociales bien aplicadas.
Preparaos porque vais a aprender a adentraros en los mecanismos de la mente para poder cambiar tanto la realidad de los demás como la vuestra.

¿En alguna ocasión no habéis sabido resolver un problema por algo que ha sucedido? Olvidaos de eso, vamos directos a poner un ejemplo de un problema y con los puntos a seguir para crear una sugestión.

Ejemplo

La hemos cagado en el trabajo… Un fallo más grande que la casa de Obama… Y nuestro jefe quiere reunirse con nosotros… menudo marrón ¿no? Esta ya todo perdido… ¿O no?
Espera un momento… Probemos a crear una sugestión…

Pasos para crear vuestra primera sugestión.

1-Supuesta posición respecto al tema por parte del sugestionador y de los sugestionados:

Nuestro jefe está claro que enfadado y nosotros… Avergonzados… Espera… queremos cambiar su realidad… ¡Cambiemos la nuestra!
Nuestra actitud será de sorpresa respecto a la situación.

2-Argumentos sugestionadores:

Estas serán nuestras armas que utilizaremos para defendernos. En esta ocasión usaremos los argumentos de “llevo realizando mi trabajo como se me pide mucho tiempo, es solo una excepción” y “La mejor garantía que tiene de que esto no le vuelva a pasar a la empresa es tenerme entre su plantilla, pues sé exactamente como ha sucedido”.
Convincente ¿verdad? Hemos pasado de ser los culpables del fallo a los únicos capaces de asegurar que no va a volver a suceder.

3- Estado de ánimo para mejorar los argumentos sugestionadores:

No todo depende de qué se dice, es más, gran parte del éxito de la sugestión depende de cómo lo digamos, así que, usando de base nuestros argumentos sugestionadores nos mantendremos con autoconfianza y optimismo.

Ahora llega el momento de la acción, nos llama nuestro jefe, pero ya tenemos nuestra sugestión en mente… ¡No está todo perdido!
Entramos a la sala de reuniones y… cuando salimos no solo no nos han despedido sino que nos han pedido que impidamos que ese error vuelva a suceder en la empresa…

¿Sorprendidos? Esto no es todo… usad la sugestión con vosotros mismos, con vuestra mente inconsciente, y veréis que el miedo, la ansiedad o la tristeza no son más que caprichos de nuestra mente que la sugestión puede resolver con facilidad… Aunque en ese tema nos adentraremos en próximos artículos…
Un saludo amigos, y recordad, la mente lo es todo, es más, la realidad se origina en ella… “Cambia tu mente y cambiarás tu mundo”.
¡Sed felices!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here